Acerca de EL SOL

Un día en EL SOL

A solo 10 minutos de Santa Elena, bajando por el camino a Guacimal, se encuentra EL SOL, en un lugar donde el bosque y el clima son más templados y secos que en el cercano Bosque Lluvioso. En una finca de 10 ha., los SOListas han construido su casa, donde se ofrece un trato muy especial a los visitantes, dos cabañas donde alojar a sus huéspedes, y una piscina con sauna. Además hay en EL SOL seis educados caballos, que, junto con un entorno de paz y tranquilidad, son para los visitantes una alternativa de pasar un día muy agradable previa reserva.

Elisabeth conoce y pone en práctica técnicas de masaje muy especiales y diferentes que sirven para devolver la buena energía, y además, es capaz de proporcionar la tan necesaria - aunque escasa en estos días - paz espiritual.

Javier es el encargado de las actividades al aire libre. Lo mismo puede hacer de guía en los senderos y en las cabalgatas, que puede hacer de maestro de ceremonias en una fiesta infantil. Solamente como sugerencia, proponemos dos opciones:

Día de relajación, que consiste en llegar a EL SOL hacia las ocho o nueve de la mañana, donde Elisabeth está esperando con un café o té calentito, para, después de una pequeña toma de contacto, proceder a un masaje seguido de sauna y piscina. A la hora del almuerzo, éste se puede servir en la piscina o en casa de los SOListas, para después de la sobremesa, dar un suave paseo por los senderos o por la finca, a pie o a caballo. La vuelta a casa se puede hacer después de la comida.

Día de aventura, que es una exclusiva excursión a caballo a una catarata cercana a EL SOL. El día empieza temprano con un desayuno ligero en casa, mientras se ensillan los caballos. Después de la cabalgata, se llega a la cascada, donde se puede disfrutar de un baño absolutamente privado en las pozas naturales y un almuerzo frío que se sirve en el mismo escenario. De vuelta a casa hacia las tres de la tarde, la sauna caliente está esperando a los aventureros, para, a continuación disfrutar de una suculenta comida que les repondrá de los esfuerzos del camino. Pero no es necesario aceptar totalmente cualquiera de estas dos ofertas, porque en EL SOL, cada cual escoge una manera, y los SOListas le procurarán un día inolvidable.